embarazo gata semana a semana

Todo sobre el embarazo de una gata etapas síntomas y cuidados semana a semana

Durante su ciclo de celo, las felinas tienen la posibilidad de quedar preñadas, lo cual suele ocurrir a partir del sexto mes de edad. Si no se toman medidas, como someterlas a la operación de esterilización, es muy probable que nuestras gatas terminen embarazadas. En contraste con las perras, las gatas presentan un patrón reproductivo conocido como poliestría estacional. Este proceso se caracteriza por una estación de reproducción que suele extenderse entre 6 y 7 meses, durante la cual las gatas experimentan varios celos intermitentes. Sin embargo, la duración de estos celos está fuertemente influenciada por la cantidad de horas de luz recibidas diariamente, lo que significa que durante los meses de mayor luminosidad habrá más gatas en celo, y viceversa.

La capacidad de una gata primeriza para criar camadas de gatitos

La cantidad de crías que tiene una gata en su primer parto suele ser menor que en partos posteriores.

Por lo general, en cada parto, las gatas tienen entre 4 y 6 gatitos. Sin embargo, las gatas novatas suelen tener camadas más pequeñas, generalmente de 4 o menos crías.

Si la camada es muy numerosa, es importante ser precavido y tener paciencia. Se debe tener en cuenta que es común que algún gatito nazca muerto en estas situaciones y que el parto se prolongue más de lo normal.

Indicadores de una gata preñada

Existen signos inequívocos que indican que nuestra gata está embarazada. Lo fundamental es actuar con prontitud ante cualquier indicio para acudir de inmediato al veterinario, quien confirmará el estado de gestación y llevará a cabo los exámenes necesarios para garantizar la salud óptima de la madre y los futuros gatitos.

Indicios de gatita en estado de gestación

Detectar el embarazo en las primeras etapas puede resultar complicado, ya que no todas las gatas presentan los mismos signos. Algunas pueden pasar por esta etapa sin grandes cambios en su comportamiento, mientras que otras muestran señales más evidentes.


Por lo general, existen una serie de alteraciones en el comportamiento y en el cuerpo de una gata gestante que te pueden ayudar a reconocer su estado. Estos son algunos de ellos:

  • Los cambios físicos producidos por el embarazo suelen ser más visibles a partir de la cuarta semana.

  • Además, es posible que observes otros síntomas físicos en una gata embarazada:

  • Si quieres saber más sobre el comportamiento y cuidados de una gata embarazada, te recomendamos acudir a tu veterinario de confianza.

Cuál es la duración promedio del periodo gestacional de una gata

El embarazo de una gata dura aproximadamente dos meses, lo que equivale a 58-67 días. Sin embargo, este período puede variar ligeramente. Si el tiempo de gestación supera los 70 días, es aconsejable acudir al veterinario para verificar el estado de la gata.

Atención adecuada para gatas en gestación y durante la lactancia

La nutrición de las gatas durante la gestación es esencial para garantizar su salud y la de los futuros gatitos. Aunque su dieta debe seguir siendo equilibrada como en el resto del año, es crucial aumentar su consumo en un 25-35%, especialmente a partir de la mitad del embarazo.

Existen piensos específicos para gatas gestantes que proporcionan los nutrientes necesarios, aunque también puedes optar por una dieta casera con la orientación de tu veterinario. Es importante asegurar que siempre haya comida disponible, ya que en ciertas etapas del embarazo pueden tener poco apetito o sufrir de vómitos.

Si deseas obtener más detalles sobre la alimentación de una gata embarazada, no puedes perderte el artículo "Alimentación de una gata embarazada".

Durante el periodo de lactancia, el aporte de calorías, proteínas y calcio debe ser aumentado. Las gatas almacenan una reserva de grasa que será necesaria para amamantar a sus crías después del parto. Por lo tanto, es recomendable proporcionarles suplementos vitamínicos con la asesoría de tu veterinario para garantizar que tengan todos los nutrientes que necesitan.

Además de una alimentación adecuada, es esencial ofrecer un ambiente tranquilo y relajado a la gata embarazada, ya que el estrés y la ansiedad no son beneficiosos para su estado. También es importante permitirle hacer ejercicio, pero con precaución para evitar posibles lesiones. Una vez que nazcan los gatitos, el ambiente debe seguir siendo seguro y tranquilo, especialmente durante las primeras semanas para evitar que la madre se estrese y rechace a sus crías. A medida que los gatitos crezcan, puedes enriquecer su entorno con juguetes y rascadores adecuados para su edad.

Cuánto tiempo tarda una gata en gestar

Al igual que los seres humanos, las gatas tienen momentos de alta fertilidad en los que pueden quedar embarazadas, lo que se conoce como "estar en celo". Estas fases de celo ocurren aproximadamente cada tres semanas, lo que significa que hay muchas oportunidades para que tu mascota se quede preñada.

Si deseas evitar una camada no planeada de gatitos, se recomienda esterilizar a tu gata antes de su primer celo. A partir de ese momento, puede quedar embarazada con facilidad. Además, ten en cuenta que criar una camada puede ser estresante para tu gata y costoso para ti. Por lo tanto, es mejor dejar la crianza a expertos (si es posible).

El embarazo de una gata suele durar entre 63 y 67 días. Sin embargo, puede ser difícil determinar con exactitud el tiempo de gestación. En ocasiones, puede variar desde un mínimo de 61 días hasta un máximo de 72 días. En cualquier caso, es importante estar atentos a posibles síntomas de embarazo en tu gata.

Y si decides criar una camada, es importante dejarlo en manos de expertos para minimizar el estrés para tu gata y los costos para ti. ¡Recuerda estar pendiente de posibles signos de embarazo y brindarle a tu gata los cuidados adecuados durante este periodo tan importante!

Señales que indican que mi gata podría estar preñada

Es natural que tu gata sea capaz de lidiar con el parto por sí sola. Sin embargo, es importante que estés preparado durante los últimos días de su embarazo. Acompáñala y proporciona palabras de apoyo para tranquilizarla. Además, debes estar preparado para intervenir si se presentan complicaciones.

El momento del parto es un acontecimiento único e importante en la vida de tu gata. Aunque ella pueda asumir el proceso sin problemas, es esencial que consideres todos los posibles escenarios y te prepares para ellos. Mantener una actitud tranquila y estar lista para actuar es fundamental.

Además de estar a su lado, es recomendable que tengas todo lo necesario para el parto: una caja cómoda y cálida para los gatitos, toallas y papel absorbente, tijeras esterilizadas y guantes de látex. También es importante que conozcas los signos de un parto normal y aquellos que indican que algo no va bien, como falta de progreso en el trabajo de parto o sangrado excesivo.

Sin embargo, debes tener en cuenta que no todas las gatas necesitan asistencia durante el parto. Algunas prefieren tener un espacio privado y tranquilo para dar a luz, así que respeta su deseo y observa desde la distancia. Siempre mantente alerta y acude al veterinario en caso de emergencia.

Recuerda que tu gata confía en ti y necesita tu apoyo durante este proceso. Permanece a su lado, pero deja que ella lleve el control. Y si todo va bien, pronto tendrás una hermosa camada de gatitos que llenarán tu hogar de amor y alegría.

Artículos relacionados